Nuccio Bertone junto al Alfa Romeo Navajo

Hay familias en el automovilismo que han marcado las tendencias durante décadas entre las más importantes encontramos a Pininfarina o Bertone. La historia de esta jamás se podría entender sin Nuccio Bertone, que marcaría para siempre la historia del prolífico carrocero italiano hasta llevarla a las cúspides del éxito.

Bajo el mando de Nuccio Bertone, Carrozzeria Bertone diseñaría algunos de los automóviles más bellos de la historia como el Lamborghini Miura, Lancia Stratos, Alfa Romeo Montreal o el Lamborghini Countach. Además de crear cientos de espectaculares prototipos que marcarían tendencia a lo largo de la historia. Toda esta historia está ligada a Nuccio Bertone quien heredaría una pequeña empresa de diseño y lo convertiría en una de las más reputados empresas italianas de diseño automovilístico en todo el mundo.

Llega al mundo el joven Nuccio

Ansaldo 6 BS carrozado por Bertone en 1928

Su historia comenzaría el 4 de Julio de 1914 cuando nacería cerca de Turín (Italia). Seria bautizado con el nombre de su padre Giuseppe Bertone, aunque sería mundialmente conocido como “Nuccio”. La relación del apellido Bertone se remonta dos años antes del nacimiento de Nuccio, cuando su padre Giuseppe Bertone funda Carrozzeria Bertone en el barrio turinés de Borgo San Paolo. Este pequeño taller se dedicaba a la fabricación artesanal de carruajes y carrozas.

A lo largo de su infancia se cría rodeado del ferviente ambiente creativo del taller en los años 20. Esto lleva a despertar el interese del joven Nuccio por el negocio familiar. Finalmente se incorpora a Carrozzeria Bertone con tan solo 19 años. A pesar de los convulsos tiempos de entreguerras, Carrozzeria Bertone consigue crecer entre las dificultades. Llegando a estrenar unas nuevas y modernas instalaciones en 1934.

Nuccio Bertone al al volante de un Fiat 500

A pesar de todas las dificultades provocadas por la segunda guerra mundial la empresa consigue sobrevivir y recuperar su actividad con normalidad. Durante los años de postguerra, Nuccio Bertone compatibilizaría su labor dentro de la empresa con las carreras. Aunque no obtendría grandes resultados, lograría competir en diversas competiciones como la Targa Florio al volante de automóviles de marcas como Fiat, Stanguellini o Siata.

Nuccio tomas las riendas

Factoria Bertone

En 1952 Giuseppe Bertone cede el testigo a su hijo Nuccio Bertone, que se vería obligado a dejar de competir para centrarse únicamente en el negocio familiar. En ese momento se inicia una transformación de Bertone hacia el éxito. El primer gran acierto seria el acuerdo alcanzado con Alfa Romeo para el diseño y posterior construcción del Giulietta Sprint. Inicialmente se iba a construir 1.000 unidades pero el tremendo éxito comercial lo llevaría a montar cerca de 40.000 unidades del precioso Giulietta.

Este éxito llevaría a Nuccio Bertone a una nueva ampliación que convertiría al pequeño carrocero en una empresa dotada de una importante capacidad de producción. De este modo se encontraba en disposición de poder asumir grandes pedidos de cualquier fabricante. Paralelamente durante esos años Bertone seguiría desarrollando distintos prototipos que marcarían tendencia como la serie BAT (Berlinetta Aerodinamica Tecnica) con base Alfa Romeo.

Llegan los primeros grandes éxitos

Factoria Bertone

Durante la década de los 60, Nuccio Bertone trabajaría incesantemente en infinidad de proyectos nuevos desde el humilde Simca 1000 Coupe pasando por el BMW 3200 CS o el Alfa Romeo 2600 Sprint hasta los exclusivos Gordon-Keeble GK1, Maserati 5000 GT o Aston Martin DB4 GT ‘Jet’. Durante aquellos años desarrollaría el Fiat 850 Spider, que se convertiría en un gran éxito comercial. Gracias a la enorme aceptación del pequeño Fiat, Nuccio Bertone daría un paso más allá la capacidad productiva llegando a producir más de 100 coches al día.

La segunda mitad de los años 60, traería mucho más para Nuccio Bertone una nueva alianza en esta ocasión con Lamborghini. Esta fructífera relación se iniciaría con el Lamborghini Miura, uno de los automóviles más bellos de la historia, y se prolongaría durante décadas. En 1968 Bertone presentaría al mundo el revolucionario Alfa Romeo Carabo con unas marcadas líneas en forma de cuña que establecerían la tendencia a seguir durante los años 70.

Bertone marca tendencia

Nuccio Bertone junto al Alfa Romeo Carabo

Los años 70 Nuccio Bertone proseguiría cosechando éxitos como el revolucionario Lancia Stratos, que se convertiría en un modelo icónico tanto para Bertone y como para el mundo de los rallys. Además nacerían otros preciosos automóviles como el Alfa Romeo Montreal o el Alfa Romeo GTV 2000. A pesar de todos los éxitos cosechados, Nuccio Bertone se enfrentaría al duro golpe de perder a su padre en 1972 que fallecimiento a los 88 años. A pesar de este mazazo, la compañía continuaba marchando viento en popa.

Durante esos años se presentaron creaciones tan importantes como el Fiat Ritmo, un vanguardista utilitario. Los diseños de esa época estarían profundamente marcados por las líneas en forma de cuña. Estas líneas se verían reflejadas en los deportivos creados durante esos años como el pequeño deportivo Fiat X1/9. Pero también en auténticamente rompedor Lamborghini Countach o precioso Dino/Ferrari 308 GT4.

Soplan vientos de cambio

Bertone Ramarro

En los años 80, Nuccio Bertone continuaría de manera infatigable al frente de Bertone. Durante esos años aparecerían nuevas oportunidades de la manos de Citroën, Volvo o incluso Daihatsu. Algunos de estos proyectos reportarían grandes éxitos comerciales como el Citroen BX, o el Daihatsu Freeclimbler. De igual manera se continuaría con el desarrollo de diferentes prototipos para infinidad de marcas como Alfa Romeo, Chevrolet o Lamborhini.

A pesar de que el mundo había cambiado mucho con la entrada de los años 90. Todavía serian muchas las marcas que contratarían a Bertone para el desarrollo de diferentes prototipos. Estas marcas buscaban beneficiarse de los vastos conocimientos que tenía Carrozzeria Bertone. Durante esos años saldrían los diseños del grande éxitos comerciales como el Citroën Xantia o el Citroën XM además de las versiones descapotables de los exitosos Opel Astra o Fiat Punto.

Nuccio Bertone junto al Citroën XM

Nuccio Bertone, continuaría al mando de Carrozzeria Bertone hasta su fallecimiento el 6 de febrero de 1997. Curiosamente su muerte se produciría a las puertas del Salón del Automóvil de Ginebra donde Bertone presentaría el Alfa Romeo Sportut. Este era un SUV compacto sobre la base del Alfa Romeo 145 que se adelantaba a la fiebre SUV que llegaría décadas después.

Su muerte provocaría una profunda conmoción no solo en mundo del automovilismo italiano sino en el de todo el mundo. Pues había muerto uno de los más grandes carroceros del siglo XX que dejaba un legado automovilístico incalculable. Tras su muerte la compañía pasaría a ser controlada por su esposa Lilli Bertone que tendría ante sí la compleja labor de continuar con el legado de la familiar.


Galería:


Más información:

Valóranos:

Puntuación: 5 de 5.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *