Es de todos sabidos que el mundial de rally está íntimamente ligado a los pilotos escandinavos, que serian grandes dominadores de la disciplina durante décadas, el inicio de este dominio comenzaría con Markku Alen, que se proclamaría ganador de la Copa de Pilotos de 1978, que sería el antecesor del actual campeonato del mundo de pilotos. Convirtiéndose en uno de los máximos exponentes de la esplendorosa y a la par terrorífica época del Grupo B, donde lograría innumerables triunfos al volante de los temibles Lancia 037 y Lancia Delta S4. Mantuvo el récord de más victorias de etapa hasta que Sébastien Loeb se lo arrebato en 2011.

Markku Allan Alén, nacería el 15 de febrero de 1951 en Helsinki, en el seno de una familia con vinculación por la competición, pues su padre Eero Alén era piloto de carreras sobre hielo, llegando a proclamarse campeón finlandés de carreras de hielo en 1963. Promovido por su padre Markku Alén, pronto comenzaría a sentir pasión por las carreras, con tan solo 18 años participaría por primera vez en una prueba de rally. Este como no podía ser de otra manera, seria en el Rally de los 1.000 Lagos donde al volante de un Renault R8 Gordini lograría una meritoria novena posición final.

Continuaría compitiendo al volante de diversos automóviles hasta que en 1972 logra llamar la atención del importador de Volvo en Finlandia que le ofrece un contrato para correr al volante de un Volvo 142. Al volante de este Volvo disputaría diferentes rallys nacionales, sobresaliendo de nuevo sus actuaciones en el Rally de los 1.000 Lagos, donde obtendría el tercer puesto en 1971 y 1972. En 1973 se quedaría a las puertas de la prueba con un segundo puesto por detrás de Timo Mäkinen. Llamaría definitivamente la atención internacional, gracias a su actuación en el Daily Mirror RAC Rally de Gran Bretaña, donde al volante de un Ford Escort RS 1600, lograría un tercer puesto en la clasificación general tras una genial remontada tras un inicio dubitativo. Esta se convertiría en su primera gran actuación lejos de las gélidas carreteras finlandesas.

Gracias a todas sus actuaciones, logro un increíble contrato con Fiat que le convertiría en piloto oficial del equipo oficial en 1974. Su debut, seria en el Rally Portugal, donde al volante de un Fiat 124 Abarth Rallye, logrando obtener una tercera posición final. Esa temporada lograría otro tercer puesto en el Rally de los 1.000 Lagos. Su mejor posición ese año, sería el segundo en el Rally Press-on-Regardless disputado en Detroit, Estados Unidos. Durante ese año, disputaría otros rallys al volante de un Ford Escort RS 1600, con el que lograría la victoria en el Rally Fram Castrol International Welsh.

La siguiente temporada, de nuevo al volante del Fiat 124 Abarth Rallye, comenzaría con una tercera posición en el Rally de Montecarlo. Su primera victoria en el mundial, llegaría en el Rally de Portugal por delante de Hannu Mikkola también al volante de un Fiat 124 Abarth Rallye. Lamentablemente el resto de pruebas del mundial que disputo se saldarían con abandonos por diversos problemas mecánicos. Curiosamente disputaría diversos rallys en Finlandia incluido del de los 1.000 Lagos con un Datsun 160J sin grandes resultados.

En 1976, hizo su debut el nuevo Fiat 131 Abarth, que demostraría ser una gran mejora con respecto a su predecesor. El debut de Markku Alén, seria en el Rally de Montecarlo con una sexta posición en un rally completamente dominado por Sandro Munari y su Lancia Stratos HF. Lograría el primer triunfo con el Fiat 131 Abarth, en el Rally de los 1.000 Lagos, imponiéndose a Pentti Airikkala. En las siguientes actuaciones en el mundial se sumarian los abandonos.

Al año siguiente, seguiría a correr en el mundial con un Fiat 131 Abarth. Comenzando el año con dos abandonos consecutivos en los rallys de Montecarlo y Suecia para luego lograr el triunfo en el Rally de Portugal y conseguir un tercer puesto en el Rally South Pacific disputado en Nueva Zelanda. El resto de resultados de esa temporada, se contarían por abandonos principalmente por problemas mecánicos. Aunque quedaría muy lejos de lograr la victoria en la Copa de Pilotos, sus puntos ayudarían a Fiat en la consecución del primer título de constructores.

Su año más importante en el mundial, seria 1978, cuando al bajo los colores de Alitalia-Fiat y a los mando de nuevo del Fiat 131 Abarth lograría la victoria en el Rally de Portugal y en el Rally de Finlandia. También lograría la segunda posición en el rally de Acrópolis de Grecia y en el Rally Critérium du Quebec en Canadá y una tercera posición en el Rally de Suecia. Gracias a su vinculación con Alitalia-Fiat, ese año también disputaría al volante de un Lancia Stratos HF varias pruebas, logrando la victoria en el Rally Sanremo así como en el Giro d’Italia prueba también puntuable para la Copa de Pilotos. Todas estas actuaciones le dieron el título de campeón de la Copa de Pilotos, con una considerable ventaja frente a sus principales rivales. Gracias a esto, Fiat revalidaría de nuevo el título de constructores por segundo año consecutivo.

Continuaría de nuevo su aventura Alitalia-Fiat a los mandos de un Fiat 131 Abarth, logrando un debut en la temporada de 1979 con un tercer puesto en el Rally de Montecarlo. Por primera vez en su carrera disputaría el Rally de Kenia logrando una tercera posición final en el duro rally disputado en el continente africano. La primera y única victoria de la temporada llegaría en el Rally de los 1.000 Lagos disputado en su Finlandia natal, por segundo año consecutivo. También disputaría el RAC británico al volante de un, logrando una quinta posición final. Con todos estos resultados, lograría una tercera posición en el recién establecido Campeonato del Mundo de Pilotos, pero muy lejos de Björn Waldegård y su Ford Escort RS 1800.

Con la llegada de los años ochenta, continuaría pilotando para Fiat con su incombustible Fiat 131 Abarth. La temporada de 1980, comenzaría con un abandono en el Rally de Montecarlo debido a un accidente tras un comienzo prometedor. Tras esto, llegaría el primer éxito de la temporada con la obtención de un segundo puesto final en el Rally de Portugal, que encadenaría con un tercer puesto en el Rally Acrópolis griego. La primera victoria se haría esperar hasta el Rally de los 1.000 Lagos, donde de nuevo vencería por tercer año consecutivo. Estos resultados no serian suficientes para poder luchar por el mundial que se adjudicaría Walter Röhrl también al volante de un Fiat 131 Abarth. Pero si que aportaría valiosos puntos para que Fiat recuperase el cetro de campeón del mundo de constructores. Habría que sumar la vitoria que lograría en el Giro d’Italia al volante de un Lancia Beta Montecarlo Turbo.

Su última temporada en Fiat, seria en 1981 donde comenzaría con una discreta séptima posición en el Rally de Montecarlo, tendría  que esperar hasta el Rally de Portugal para lograr su victoria de la temporada, que vendría seguido por el segundo puesto en el Rally Acrópolis de Grecia. Sorpresivamente y tras tres victorias consecutivas en el Rally de los 1.000 Lagos, tendría que conformarse con una segunda posición a tan solo 59 segundos del Ford Escort RS 1800 de Ari Vatanen. Con todo esto y sin posibilidades reales de poder disputar el mundial, se tendría que conformar con un cuarto puesto en el mundial de pilotos. Fuera de mundial, lograría la victoria en el Rally Costa Smeralda, al volante del Fiat 131 Abarth.

Tras la retirada del mundial de Fiat, comenzó su relación con  el Lancia y Martini, con los que lograría grandes éxitos en innumerables pruebas del mundial. Su debut, seria en 1982, con el primer modelo de Lancia homologado para el Grupo B, el Lancia 037, que a la postre se convertiría en el ultimo tracción trasera en ganar el mundial. Esta temporada, se vería lastrada por la falta de rodaje del nuevo Lancia 037, que debutaría en el mundial en el Tour de Corse, donde tendría que conformarse con una novena posición final. Las siguientes pruebas del mundial se comenzarían a mostrar mas competitivo pero lamentablemente sumaria varios abandonos mayoritariamente por problemas con la mecánica. Esa temporada, la cerraría con una cuarta posición en el Rally Lombard RAC. Ese año, no podría  hacer nada frente a Walter Röhrl que lograría el titulo al volante de un Opel Ascona 400. El mundial de constructores, seria para los imbatibles Audi Quattro. Fuera del mundial, lograría su primera victoria al volante del Lancia 037 en  el Pace Petroleum National Rally disputado en tierras galesas.

Su segunda temporada con el Lancia 037, sería mucho más prolífica en cuanto a resultados, empezando con el segundo puesto en el Rally de Montecarlo, por detrás de su compañero de equipo Walter Röhrl. En la siguiente prueba que disputaría del mundial, sería el Rally de Portugal, donde comenzaría liderando la prueba hasta ir perdiendo posiciones hasta lograr un cuarto puesto final frente a los intratables Audi Quattro A1. Esa temporada llegaría la ansiada primera victoria del Lancia 037 en el mundial con Markku Alen, esta sería en el Tour de Corse, donde la dupla se mostraría intratable por las tortuosas carreteras corsas. Tras esto, encadenaría un segundo puesto en el Rally Acrópolis y un tercer lugar en el Rally de los 1.000 Lagos. Para despedir su temporada con la victoria en la mítica Rally de Sanremo. Esa temporada lograría la tercera plaza en el mundial de pilotos, que ganaría Hannu Mikkola al volante de un Audi Quattro A1. Principalmente gracias a los puntos sumados por Markku Alen, Walter Röhrl y Jean-Claude Andruet, Lancia se adjudicaría por escasos dos puntos el campeonato de constructores, siendo el Lancia 037, el último tracción trasera en ganarlo.

En 1984, Lancia decidiría presentar una evolución del 037 en busca de lograr una mayor competitividad frente a los Audi Quattro A2. La temporada no se iniciaría de manera nada halagüeña con un octavo puesto en las retorcidas carreteras del Rally de Montecarlo donde arrasarían los Audi Quattro A2. Los resultados llegarían en el Rally de Portugal, donde lograría una segunda posición solo por detrás del vigente campeón del mundo Hannu Mikkola. En el Rally Safari de Kenia, se tendría que enfrentar a las duras condiciones de la prueba africana, donde lograría una cuarta posición final. La primera victoria de la temporada, llegaría de nuevo en el Tour de Corse donde ya había ganado el año anterior. Tras esto, encadenaría una serie de buenos resultados, con una tercera posición el Rally Acrópolis, siguiendo de un segundo puesto en el Rally de Nueva Zelanda donde los Audi se mostrarían inalcanzables. Además de esto, lograría un segundo puesto en el Rally de los 1.000 Lagos, por detrás del Peugeot 205 Turbo 16  de  Ari Vatanen. Terminando la temporada con el abandono en el Rally de Sanremo debido a un problema con la mecánica. Todos estos resultados, le servirían para lograr una tercera posición en el mundial de pilotos, que se adjudicaría Stig Blomqvist a los mandos de un Audi Quattro A2, el mundial de constructores también caería en manos de Audi por segunda vez en su historia.

En vista de la falta de competitividad del Lancia 037 frente al los vehículos de tracción a las cuatro ruedas, comenzando a trabajar en el desarrollo de un vehículo de competición, que daría como resultado el monstruoso Lancia Delta S4. Este nuevo automóvil, no estaría disponible hasta el finales de 1985, lo que llevaría a comenzar la temporada con el Lancia 037. Comenzando muy tarde la temporada, en la cuarta prueba de la temporada, que correspondería al exigente Rally Safari de Kenia, donde lamentablemente tendría que abandonar por un problema en la mecánica de su Lancia 037. La siguiente prueba de la temporada, sería el Tour de Corse, que sería de infausto recuerdo para el mundo del automovilismo pues Attilio Bettega, moriría tras sufrir un espantoso accidente al volante del su Lancia 037. Esto, provocaría que Lancia tomase la decisión de retirar todos sus automóviles de la carrera. Tras esto, lograría una tercera posición, en el Rally de los 1.000 Lagos y una cuarta posición en el Rally de Sanremo. El debut del Lancia Delta S4, llegaría en el Lombard RAC Rally. Este debut, no podría ser más prometedor, logrando un segundo puesto por detrás de su compañero de equipo Henri Toivonen también a los mandos de un Lancia Delta S4. Con todo esto, se quedaría muy lejos en el mundial de pilotos que ganaría con autoridad Timo Salonen al volante del Peugeot 205 Turbo 16. El campeonato del mundo de constructores, sería también para Peugeot que se impondría con autoridad a Audi.

Con el nuevo Lancia Delta S4, la temporada de 1986, se presentaría mucho más competitiva para Markku Alen, a pesar de verse obligado a abandonar el Rally Montecarlo por un problema mecánico. En la siguiente prueba del mundial, el Rally de Suecia, obtendría un segundo puesto por detrás del Peugeot 205 Turbo 16 de Juha Kankkunen. Un nuevo desastre se cerniría sobre el mundial en el Rally de Portugal, donde Joaquim Santos sufriría un accidente tras perder el control de su Ford RS200, matando a tres espectadores e hiriendo varias docenas, lo que llevaría a tomar la decisión de retirarse del rally. Tras esto, disputaría el Rally Safari de Kenia al volante de un Lancia 037, obteniendo un  notable tercer puesto final. El momento más aciago de la temporada, seria en el Tour de Corse, donde desgraciadamente su compañero de equipo, Henri Toivonen y su copiloto Sergio Cresto fallecerían en un brutal accidente al volante de su Lancia Delta S4. Debido a este motivo, Lancia se retiraría del rally en señal de duelo. En las siguientes pruebas, Markku Alen encadenaría una serie de buenos resultados, logrando la segunda posición en el Rally de Nueva Zelanda, repitiendo clasificación final en el Rally de Argentina. Seguiría esta buena racha en el Rally de los 1.000 Lagos, donde lograría un tercer lugar final. El momento más controvertido, seria en el Rally de Sanremo, donde inicialmente lograría la victoria tras ser descalificados los Peugeot por unas supuestas irregularidades. Posteriormente Peugeot, recurriría esta decisión, siendo este recurso aceptado por el tribunal. Los éxitos continuarían en las siguientes pruebas, en el Lombard RAC Rally, lograría un segundo puesto  por detrás de Timo Salonen, cerrando la temporada con la victoria en el Rally Olympus disputado en tierras americanas. Inicialmente, Markku Alen seria campeón del mundo de rally pero tan solo durante 11 días, pues perdió el título a favor de Juha Kankkunen al ser anulados los resultados del Rally de Sanremo por la FISA.

Markku Alen, permaneció en Lancia después de la abolición del Grupo B a fines de 1986. Disputando el mundial de 1987 a los mandos del nuevo y flamante Lancia Delta HF 4WD. A modo de protesta por la decisión de la FISA, Markku Alen boicotearía el Rally de Montecarlo de ese año, comenzando su temporada en el Rally de Suecia con un quinto puesto. La primera victoria de la temporada, llegaría en el Rally de Portugal que encadenaría con otra victoria en el Rally Acrópolis sumado a un tercer puesto en el Rally Olympus. Tras esto, obtendría el tercer triunfo de la temporada en el Rally de los 1.000 lagos. Terminando la campaña  con un quinto puesto en el Lombard RAC Rally. Todos estos buenos resultados, tan solo le permitirían obtener la tercera posición en el mundial que ganaría su compañero de equipo Juha Kankkunen. Pero sumaria valiosos puntos para que Lancia recuperase el título de constructores, siendo el primero de los seis títulos consecutivos que lograría el fabricante italiano.

En 1988, lograría de nuevo demostrar sus grandes cualidades como piloto, logrando la victoria en el Rally de Suecia al volante del Lancia Delta HF 4WD. Las siguientes pruebas del mundial, las disputaría con el nuevo Lancia Delta Integrale, con el que correría el Rally de Portugal un sexto lugar, después disputaría en Rally Acrópolis terminándolo en cuarto lugar.  Tras esto, obtendría la victoria en el Rally de los 1.000 Lagos de Finlandia, una cuarta posición en el Rally de Sanremo, por ultimo ganaría en el Lombard RAC Rally, que a la postre sería su última victoria en una prueba del mundial de rally.  Gracias a estos resultados, se proclamaría subcampeón del mundo de rally por detrás de su compañero de equipo Miki Biasion. La siguiente temporada, sería su último año en Lancia, disputando tan solo tres rallys, el Rally de Portugal en el que lograría un segundo puesto, el Rally de los 1.000 Lagos donde se vería obligado a abandonar por problemas mecánicos, despidiéndose de Lancia en el Rally de Australia con una tercera posición final.

Con la llegada de los noventa, se paso a competir con Prodrive que era el equipo de rally de Subaru. Markku Alen, sería el responsable de los primeros éxitos del Subaru Legacy, incluido un cuarto puesto en el Rally de los 1.000 Lagos de 1990. Para la siguiente temporada, mejoraría los resultados, obteniendo un tercer puesto en el Rally de Suecia al que habría que sumar los dos cuartos puestos en los Rallys de Nueva Zelanda y Australia.

Pondría final a su aventura en Subaru, para disputar el mundial de 1992 con Toyota, donde se convertiría en el escudero de Carlos Sainz, ayudando a este en la consecución del título ese año. Donde sumaria una serie de cuartas posiciones en diversos rallys de la temporada, siendo el mejor resultado un tercer puesto en el Rally de los 1.000 Lagos. Terminada esa temporada, Markku Alen se encontraría por primera vez en muchos años sin un volante fijo con el que  poder disputar las pruebas del mundial, lo que lo llevaría a correr el Rally de Portugal con un Subaru Legacy RS con el que lograría una cuarta posición final. También disputaría el Rally Safari de Kenia con un Toyota Celica Turbo 4WD con el que se quedaría a las puertas de la victoria terminando en segundo lugar. Ese mismo año disputaría al volante de un Subaru Impreza el Rally de los 1.000 Lagos, lamentablemente sufriría un accidente que le obligaría a abandonar el rally.

Tras esto se retiraría del mundial de rally aunque no su vinculación con el automovilismo, compitiendo en diferentes categorías como por ejemplo en el Campeonato Internacional de Turismos de 1995, donde disputaría dos pruebas al volante de un Alfa Romeo 155 V6, ese mismo año también participaría en otras dos carreas de DTM de nuevo al volante de un Alfa Romeo. Competiría en el célebre Trofeo Andros en 1996 y 1997. Volvería al mundial de rally de manera excepcional para celebrar su quincuagésimo cumpleaños, disputando el Rally de Finlandia, terminando en un respetable decimosexto lugar final al volante de un Ford Focus WRC. También participaría dos veces en el mítico Rally París-Dakar ambas en la categoría de camiones. En los últimos años, continuaría con la vinculación con el automovilismo, participando en diversos rallys, tanto normales como históricos. También colaboraría en el desarrollo del Ferrari FF, el primer Ferrari de tracción a las cuatro ruedas.

Con todos sus logros, Markku Alen demostraría su gran talento y tenacidad, con la que se ganaría el apodo de Maximum Attack, cuyas iniciales coinciden con las de su propio nombre, siendo uno de los pilotos más combativos de la época de los Grupo B, y llegó a obtener 19 victorias, 55 pódiums y 801 victorias de etapa en el Mundial de Rallys.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *