En el mundo de los rallys siempre han existido vehículos diferentes que con mayor o menor medida han tenido cierta repercusión. El Moskvitch 2141 KR es un absoluto desconocido para el gran público a pesar de pertenecer al selecto club de los “Grupo B”. Este sería el mayor exponente de tecnología del momento marcado por una potencia y velocidad brutales.

En los años 80 todavía no había caído el telón de acero por lo que todavía existía una profunda rivalidad entre occidente y la URSS. Esto llevaría a que naciese la idea de crear un automóvil de competición soviético con el que poder disputar el mundial de rally. Esto permitiría demostrar el nivel tecnológico de la URSS además de mejorar la imagen del Moskvitch 2141 “Aleko” mejorando así sus exportaciones.

Nace el Moskvitch 2141 «Aleko»

El Moskvitch 2141 “Aleko” sería el elegido para crear una versión de competición. Este modelo que a pesar de tener una disposición técnica no muy avanzada para los estándares europeos, si represento un gran avance respecto a los viejos automóviles de la marca. Como había sucedido en otras ocasiones la maquinaria soviética no tendría muchos reparos en realizar una copia de otra marca. En este caso la victima seria Simca que vería como su Simca 1307, más conocido en España como Chrysler 150 sería prácticamente clonado por Moskvitch. Gracias a eso se redujo de manera drástica los costes en el desarrollo del nuevo modelo. 

El Moskvitch 2141 “Aleko” este coche era innovador no solo desde el punto de vista estético con un innovador estilo hatchback que dejaba atrás la antigua estética de los automóviles soviéticos. También representaba un gran avance desde el punto de vista técnico, dejando atrás la tracción trasera y suspensión trasera por eje rígido para dejar paso a una concepción más moderna con tracción delantera o la suspensión delantera independiente tipo McPherson. Incluyendo además dirección de cremallera

Donde prácticamente non representaba un gran avance era mecánicamente, pues conservaba las viejas mecánicas de cuatro cilindros de sus predecesores. Con la introducción de la tracción delantera, se adaptó el motor para ser montado longitudinalmente ya que era excesivamente grande para la posición transversal. Esta solución estaría inspirada en la introducida por Audi para sus modelos 80 y 100.

Llega el monstruo soviético

Sin lugar a dudas el modelo más interesante fue el Moskvitch 2141 KR. Esta era una versión especialmente diseñada para la competición. En concreto el Moskvitch 2141 KR fue concebido por los ingenieros moscovitas como un coche de rally extremo, siguiendo las especificaciones de los monstruosos “Grupo B”. Siguiendo la formula la misma fórmula que Peugeot, Lancia o Austin, se conservó más o menos intacta la estética original del Moskvitch 2141, siendo una de las pocas cosas que se conservó del automóvil original.

Técnicamente el Moskvich 2141 KR también seguía el esquema de otros Grupo B. Se tratada de un chasis tubular con carrocería de fibra de vidrio con un cierto aire al diseño del vehículo de calle. Gracias a este tipo de construcción era un auténtico peso pluma. La disposición mecánica tampoco guardaba ningún tipo de similitud con el modelo de calle, pues pasaba a convertirse en motor central y dispuesto en posición longitudinal.

Al contrario que otros vehículos del “Grupo B”, este contaba con una modesta mecánica cuatro cilindros en línea de 1.999 cm³alimentada por dos carburadores Weber. Al no contar con tecnologías punta del momento como la inyección o el Turbo, el motor tan solo desarrollaba una potencia cercana a los 175 Cv. Una cifra a priori escasa frente a sus competidores que llegaban a cifras cercanas a los 500 Cv. A pesar de la limitación de potencia y gracias a su peso escaso tenía una velocidad cercana a los 200 Km/h.

Una muerte prematura

Cuando finalmente el proyecto estuvo listo, los plantes de homologar en competición el Moskvich 2141 KR, se irían al traste debido en primer lugar a la supresión por parte de la FISA del “Grupo B” de rally tras los trágicos accidentes ocurridos en 1986. A esto habría que sumar la delicada situación por la que estaba atravesando en aquellos momentos la URSS, al borde de un colapso que produciéndose tiempo después.  

Desgraciadamente nunca llegamos a poder comprobar la competitividad del Moskvich 2141 KR frente a los grandes coco del mundial de Rally. Quedándonos sin saber si la receta “low cost” soviética hubiera resultado lo suficientemente efectiva para disputar de tú a tú los retorcidos tramos de las grandes pruebas del mundial.Quedando tan solo relegado a alguna aparición muy esporádica dentro de las fronteras de la URSS.

Aunque carezca del pedigrí o el glamour de un Lancia Delta S4 o un Audi Quattro Sport S1, no deja de ser un automóvil con una historia sumamente peculiar y prácticamente desconocida por los aficionados. En definitiva el Moskvich 2141 KR a pesar del esfuerzo realizado para su construcción, se quedaría en un único prototipo. Que caería en el olvidado en un rincón entre otros muchos fastuosos proyectos soviéticos que no llegaron nunca a materializarse. Por suerte el prototipo original del Moskvich 2141 KR sobrevivió a los turbulentos tiempos postsoviéticos y descansa hoy en día en el Autoreview museo de Moscú.

Galería:



Más información:

Valóranos:

Puntuación: 5 de 5.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *