Lancia Delta

En esta ocasión, traemos la historia del Lancia Delta, uno de los grandes mitos del automovilismo de los años 80, en gran medida por su impresionante palmarés en competición, donde se impondría en reiteradas ocasiones en el mundial de rally. Dejando una impronta imborrable en la retinas de los aficionados a lo largo del mundo y llegando a convertirse en un icono y objeto de anhelo para miles de aficionados.

El desarrollo del Lancia Delta, comenzaría a mediados de los años 70, pero no sería hasta 1979, cuando veríamos el nuevo producto de la famosa marca italiana. Aprovechando su entrada en el grupo Fiat, el nuevo compacto tomaría como base el recientemente presentado Fiat Ritmo, tomando prestado diversos órganos mecanicos como el Motor, la trasmisión, la dirección o los frenos, todos ellos debidamente revisados para las nuevas exigencias. Los motores tomados de Fiat fueron revisados por los ingenieros de Lancia, montando uno nuevo carburador Weber, un nuevo colector de admisión, mejorando el sistema de escape y el encendido. El nuevo Lancia Delta, contaría también con suspensiones independientes en ambos ejes, la suspensión delantera era tipo MacPherson heredada del Fiat Ritmo y la trasera también era de tipo MacPherson, pero esta vez tomada prestada del Lancia Beta.


Su diseño exterior correría cargo de Italdesign y su genial diseñador Giorgetto Giugiaro, el cual idearía un elegante compacto cinco puertas de casi 3,9 metros. Debido a su generosa batalla de 2,47 metros, le confería una gran habitabilidad interior, aunque con el hándicap de que tenía un maletero de tan sólo 260 litros de capacidad. Para lograr un buen posicionamiento en el mercado, el Delta ofrecía características poco comunes en su segmento en aquellos años como las ya mencionadas suspensiones independiente en ambos ejes, opcionalmente aire acondicionado, asiento trasero plegable y divisible, volante ajustable, luneta térmica con limpiaparabrisas trasero, espejos ajustables desde el interior, limpiaparabrisas de tres velocidades o parachoques pintados a juego con el color de la carrocería y realizados resina de poliéster reforzada con fibra de vidrio, esto fue una primicia en la industria automovilística. En su desarrollo también tomaría parte Saab, ayudó en el diseño y la logística, mejorando la resistencia a la corrosión, así como un mejor comportamiento en los climas extremos, donde la empresa sueca tenía una gran experiencia.

Su debut oficial seria en septiembre de 1979, concretamente en el Salón de Frankfurt, donde el Lancia Delta recibiría unas buenas críticas en su presentación tanto por el público asistente, como por la prensa internacional, llegando a obtener el galardón de Coche de Año de 1980. En el lanzamiento, la gama estaría compuesta por tres versiones: El modelo más básico presentado seria el Lancia Delta 1300, el cual montaría el motor cuatro cilindros de 1301 cm³ de 75 CV asociado a un cambio de 4 velocidades y dotado de equipamiento muy básico, el segundo integrante de la gama, sería el Lancia Delta 1300 de 5 velocidades, el cual equipaba el mismo motor 1301 cm³ de 75 CV asociado a una caja de cambios de cinco velocidades, pero con un equipamiento más extenso, y por último el Lancia Delta 1500, con un motor de 1498 cm³ que desarrollaba 85 CV asociado a una caja de cambios de 5 velocidades.


Las ventas comenzarían en octubre de ese mismo año, obteniendo un notable éxito comercial, pues en 1980 fueron vendidas 43.000 unidades, y para el final del año 1981 la producción había superado las 100.000 unidades vendidas. Entre 1980 y 1982, en algunos países escandinavos (Suecia, Dinamarca y Finlandia), el Lancia Delta fue comercializado como Saab 600, siendo el sustituto del ya obsoleto Saab 96. Aunque resulto un fracaso comercial debido a diversos factores entre ellos, a la falta de versiones, pues solo se vendía el motor 1.5 asociado a la caja de cambios de cinco velocidades, o a un precio desmesuradamente alto para un automóvil de sus características. A principios de 1982, se añadiría como opción una transmisión automática de tres relaciones, una transmisión que también montarían los Lancia Beta, dando lugar así a los Lancia Delta 1500 Automatica. En marzo de ese mismo año, se introduciría un nuevo acabado que se convertiría en el más alto de la gama, el Lancia Delta 1500 LX; el cual contaría con un equipamiento solo al alcance de automóviles de categorías superiores, destacando la pintura metalizada, llantas de aleación de 14 pulgadas y una nueva tapicería diseñada por la casa de moda italiana Zegna o elevalunas eléctricos. Poco después el acabado LX se extendería al motor 1.3, siendo este revisado para obtener un pequeño incremento de potencia hasta los 78 CV debido a un incremento en la relación de compresión y la introducción del encendido electrónico.


En noviembre de 1982, se llevaría a cabo el primer rediseño del modelo, dotado de unos parachoques envolventes, una parrilla rediseñada, la eliminación de la banda satinada en la parte inferior del portón del maletero. Además se realizo una reducción de peso de 40 kg en todos los modelos. En el interior había nuevos asientos y, en los modelos tope de gama, opcionalmente se podía montar un ordenador de a bordo digital. Además el rediseño vino acompañado de la presentación de una versión tres volúmenes basada en el Delta, denominado Lancia Prisma. A partir de entonces, ambos modelos fueron producidos en la fábrica de Lancia en Chivasso, una de las más modernas instalaciones de producción en el mundo, en lugar de la factoría de Lingotto donde eran producidas las primeras versiones.


Al mismo tiempo, se lanzo la primera variante deportiva del coche, Lancia Delta 1600 GT. En el apartado mecánico, tomaba protagonismo un motor de cuatro cilindros en línea dotado de un doble árbol de levas, con una cilindrada de 1585 cc, este motor rendía unos nada despreciables 105 CV; montaba unos neumáticos de perfil más bajo, suspensión reajustada además de estar dotado de frenos de disco en las cuatro ruedas. El equipamiento de serie era el más completo posible, además de poder montar algunas opcionales exclusivas del GT como el aire acondicionado; el interior estaba tapizado en un tejido diseñado de nuevo por Ermenegildo Zegna. Además de incorporar detalles exteriores exclusivos como una insignia “GT” en el lado derecho de la parrilla, como los tiradores de las puertas y los marcos de las ventanas en color negro mate. Las versiones 1500 de 5 velocidades, el 1300 de 4 velocidades, así como las versiones LX, dejaron de producirse aunque posteriormente el 1300 LX seria reintroducido en 1984. Mientras que el motor 1500 era reservado a la versión con cambio automático de 3 velocidades. Quedando así formada la gama por tres opciones mecánicas deferentes.


Pero todavía habría que esperar hasta julio de 1983 donde se presentaría en el Salón de Frankfurt, una de las versiones más míticas del modelo, el Lancia Delta HF. El acrónimo HF, acrónimo de “High Fidelity”, ya había sido utilizado en la versión de altas prestaciones de los automóviles Lancia desde los años 1960, siendo el ultimo portador de esta exclusiva enseña, el espectacular Lancia Stratos de Sandro Munari. El Lancia Delta HF, todavía mantendría la tracción delantera, tomando del Delta 1600 GT, su motor 1,6 litros pero en este caso sobrealimentado con un turbocompresor Garrett T3 con válvula de descarga y alimentado por un carburador doble cuerpo Weber. Esto también conllevaría una mejora en el sistema de lubricación, con un aumento en su capacidad y la incorporación de un radiador de aceite, además esta puesta a punto incorporaba la sustitución de las válvulas tradicionales por unas con las cabezas rellenas de sodio. Todo ello asociado a una trasmisión manual ZF de 5 velocidades.


Otros apartados que fueron afinados serian las suspensiones, donde se sustituyeron los amortiguadores, muelles, la dirección seria puesta a punto en busca de un mejor tacto. Se incorporaría unas nuevas llantas de aleación y unos neumáticos más generosos para mejorar la tracción y la estabilidad. Los cambios exteriores, serian relativamente discreto, se limitaría una insignia “HF” en el lado derecho de la parrilla en la parrilla, un alerón más profunda, ajuste negro, nuevos faldones laterales con una insignia “Turbo” frente a la parte trasera ruedas , llantas de aleación de 8 radios, así como otros pequeños detalles. Destacando en el interior un volante forrado de cuero e instrumentación digital complementaria; los asientos estaban tapizados de nuevo en tejido diseñado por Ermenegildo Zegna. Opcionalmente se podían montar unos asientos deportivos Recaro tapizados en la misma tela. Con motivo de la victoria en el mundial de rally del Lancia 037 Martini, se lanzo en el Salón de Ginebra de 1984, la edición especial HF, donde destacaba por su pintura blanca con una franja con los colores de Martini en los laterales, así como los asientos Recaro de serie. Cabe resaltar, el notable éxito comercial del Lancia Delta, llegando a alcanzar la nada despreciable cifra de 200.000 unidades construidas en el año 1984.


En octubre de 1985, se dio a conocer una nueva versión del Delta HF, rebautizado como Lancia Delta HF Turbo, junto con este se dio a conocer la versión de calle del nuevo monstruo del grupo B, el Lancia Delta S4 “Stradale”. Esta nueva versión, introduciría pequeños cambios estéticos con los que poder diferenciarlo de las otras versiones del Lancia Delta. Los mayores cambios consistieron, en la introducción del logo “HF Turbo” en la parrilla, los faldones laterales y el portón trasero. Además de un volante deportivo de tres radios y unas nuevas llanta Cromadora de 14 pulgadas, montadas en unos neumáticos Pirelli P6. Tanto el precio, como las especificaciones técnicas y el rendimiento se mantuvieron prácticamente sin cambios.


Todavía habría que esperar hasta el abril de 1986, cuando en el Salón de Turín, se presentaría la versión de tracción integral, nacería el Delta HF 4WD, que se convertiría automáticamente en el nuevo tope de la gama Delta. Las diferencias con el HF Turbo, son muy escasas, se cambiaron las ópticas delanteras por unas de cuatro faros redondos, además de la incorporación de faros antiniebla en la parte inferior de la defensa. Se añadieron los logos 4WD en la parrilla, el portón trasero, faldones laterales, así como dos tomas de aire en el capó. Por lo demás, el coche es prácticamente idéntico al HF Turbo.

En el apartado mecánico es donde sufre los mayores cambios, donde Lancia optaría por montar un motor cuatro cilindros en línea de 1,995 cm³, con doble árbol de levas en cabeza y un alimentado por un turbo lo que le permitía rendir nada menos que 165 CV. Este motor no era nuevo para la marca, puesto que ya se había montaba en el Lancia Thema. La gran novedad, sería su sistema de tracción integral permanente; dotado de un diferencial central que distribuye el par entre ambos ejes, en este caso el 56% sobre el eje delantero y el 44% restante en el eje trasero en condiciones normales, con un máximo un 70% dependiendo de condiciones de adherencia. El diseño de la suspensión sigue siendo el mismo que en el resto de la gama Delta de dos ruedas motrices, modificando convenientemente los muelles y amortiguadores, así como otros pequeños detalles técnicos.

 

Algunas de las características vista del Lancia Delta HF 4WD, preestrenaron la nueva actualización de toda la gama Delta, que llegó en mayo de 1986 y se puso a la venta en junio. Esta actualización incluía un rediseño del todo el frontal, con unos nuevos parachoques envolventes que dieron al coche un aspecto más moderno, una nueva parilla, así como unos nuevos faros. Además de esto, se elimino el spoiler del techo que se había introducido en 1982. El modelo más básico era el 1.3; Lancia revisaría convenientemente el motor de 1.301 cc, que consistiría en una modificación del sistema de admisión, la incorporación de un nuevo carburador o una mejora en el sistema de escape. Estas mejoras también estarían disponibles en el Delta 1.3 LX. Además se realizaron unos cambios similares en el motor del Delta 1.5 Automatica. En el Delta HF Turbo y el Delta GT se introdujo un nuevo sistema de encendido y de inyección electrónica de gasolina, pasando a denominarse Lancia Delta HF Turbo i.e. que pasaba a rendir 140 CV, además de calcar el look tanto interior como exterior del HF 4WD, a excepción de las ópticas delanteras cuadradas y una única salida de escape. El Lancia Delta GT i.e., recibe unos cambios más profundos en el motor, la culata se gira 180º, con lo que el lado de escape pasa a la parte delantera para una mejor refrigeración, además de que todo el motor es inclinado hacia adelante 18º para bajar el centro de gravedad. Con todas estas mejoras el motor pasa a rendir 108 CV.


Con esta actualización también se introduce en la gama el Lancia Delta ds turbo, siendo el primer motor diesel de la gama Delta. Este motor no era una novedad en la gama Lancia, puesto que provenía de su hermano mayor, el Lancia Prisma. El motor cuatro cilindros de 8-válvula y 1,929 cc, gracias a la incorporación de un turbocompresor KKK con válvula de descarga, intercooler y un radiador de aceite, rendía una potencia de 80 CV. El nivel de equipamiento seria simular al GT i.e. pero con algunas peculiaridades como un medidor de presión de aceite, un indicador de presión del turbo o la dirección asistida. También existiría una versión con la cilindrada rebajada a 1100 cm³ para determinados mercados como el griego o el portugués.


En septiembre de 1987, el HF 4WD fue sustituido por el todavía más capaz Lancia Delta HF Integrale. El motor era un cuatro cilindros y 2 litros dotado de inyección. Este contaba con una culata de 8 válvulas rediseñada, mejorados los circuitos de refrigeración, con una nueva bomba de agua, así como radiadores de agua y de aceite más grandes. Otro apartado modificado seria el turbocompresor Garrett T3 más grande. Además de reajustar todo la electrónica del motor, logrando así aumentar la potencia hasta los 185 CV. El HF Integrale seguía contaba con el efectivo un sistema de tracción en las 4 ruedas permanente, dotado de un diferencial central que distribuye el par entre ambos ejes, en este caso el 56% sobre el eje delantero y el 44% restante en el eje trasero en condiciones normales. Otros puntos mejorados fueron la suspensión, donde se montaron amortiguadores y muelles nuevos o el sistema de frenos, donde se incorporaron discos delanteros ventilados, además de una bomba de freno más grandes. La imagen exterior también fue actualizada, con la incorporación de unos pasos de rueda ensanchados para dar cabida a unos neumáticos de dimensiones más generosas. Un nuevo capó que incorpora rejillas de aire, así como unos nuevos paragolpes rediseñados más acorde con los pasos de rueda ensanchados.
El Delta HF Integrale, a su vez daría lugar al Delta HF Integrale 16v en marzo de 1989. El nuevo Lancia Delta Integrale 16v fue desarrollado para los rallyes, presentado en el Salón de Ginebra 1989. Las mayores diferencias, se producían bajo el capo, donde el motor 2 litros turbo, seria modificado para incorporar una nueva culata de 16 válvulas, además de incorporar unos nuevos inyectores, se mejoro la respuesta del turbocompresor Garrett T3. El sistema de tracción integral, también seria convenientemente modificado para obtener un nuevo reparto del par motor, el 47% sobre el eje delantero y el 53% restante en el eje trasero en condiciones normales. Todas estas modificaciones tuvieron como resultado la obtención de 200 CV, lo que le permitía obtener una velocidad punta de 220 km/h y una aceleración de 0-100 km/h en 5,5 segundos, cifras de autentica locura en la época. Estéticamente presentaba pequeñas diferencias, como un abultamiento en el capo, para dar cabida al nuevo motor de 16 válvulas, llantas y neumáticos más anchos, así como unas nuevas insignias delanteras y traseras

Seria en junio de 1991, cuando recibiría una última actualización, casi doce años después de su debut en el Salón de Frankfurt de 1979. La gama, se reduciría a tres a tres versiones, LX, GT i.e. y HF Turbo. Los cuales recibirían algunas mejoras como: espejos y faldones laterales pintados en el mismo color que la carrocería, elevalunas eléctricos. Además, se introducen nuevos colores, así como una nueva tapicería de tela. El Lancia Delta LX abandonó el viejo motor de 1.3 litros, por una versión revisada del motor de 1,5 litros. Lx y el GT i.e., incorporarían una nueva parilla cromada, adaptaría el capo del HF Integrale y opcionalmente se podrían montar llantas de aluminio de nuevo diseño. En último lugar, el HF Turbo, incorporaría el doble faro redondo, el capo abombado y ventilado, logrando así acercar su imagen al Delta HF Integrale 16 V.

Para finales de 1991 y hasta 1992. Llegaría al mercado, los Lancia Delta HF Integrale Evoluzione, con propósito de ser homologados para el equipo Lancia de Rally. Los cambios exteriores incluían, unos pasos de rueda más anchos y redondeados, parachoques delantero, diseñados para mejorar la refrigeración, se rediseño el capó con nuevas entradas de aire, se añadió un nuevo spoiler en el techo, un nuevo tubo de escape y una nuevas llantas de cinco tornillos, las cuales imitaban el diseño de los coches de rally. En el interior destacaba, por unos asientos Recaro tapizados en Alcantara de color gris, como en los HF Integrale 16V. Los asientos tapizados en cuero, el aire acondicionado o el volante Momo de cuero, eran ofrecidos como opciones. El Evoluzione conservó el sistema de tracción a las cuatro ruedas y el motor 2 litros turbo, aunque convenientemente modificado para producir unos respetables 210 CV.

Para 1993, estaba lista para ser lanzada la segunda generación, tras cerca de 13 años desde su lanzamiento, a finales de 1992 dejaría de producirse la versión de tracción delantera, pero debido al éxito de la versión de tracción a las cuatro ruedas, el Lancia Delta HF Integrale, continuaría durante dos años más. En junio de 1993, nacería el Lancia Delta HF Integrale Evoluzione II, el cual contó con una versión actualizada del motor 2 litros turbo para obtener una mayor potencia, para esto se incorporo un nuevo turbocompresor Garrett, se modifico la electrónica del motor y se incorporo un catalizador. Con todas las mejoras realizadas, se obtuvo una pequeña mejora de 5 CV, dejando la potencia máxima de 215 CV. Exteriormente, recibiría pequeñas modificación que incluiría, nuevas llantas de 16 “, la tapa de combustible de aluminio y rejillas de entrada de aire en los guardabarros delanteros, la culata pintada de rojo, un nuevo volante Momo de tres radios y recubierto de cuero, así como asientos Recaro tapizados en Alcantara de color beige.

Durante sus últimos años, el Lancia Delta HF, tendría diversas ediciones limitadas y numeradas, en diferente color, acabado y equipamiento; algunos fueron puestos a la venta en general como el Lancia Delta Martini 5 y Lancia Delta Martini 6, mientras que otros estaban reservados a los mercados específicos o clubes. Antes de que la producción del HF Integrale llegase a su fin en 1994, Bruno Maggiora trató de convencer a Lancia para continuar la producción con la producción de un Lancia Delta HF Integrale Evoluzione III, para ello realizó un prototipo denominado Delta Integrale “Viola”, el único Delta Evoluzione III producido, y nombrado así por su intenso color violeta. Este incorporaba mejoras técnicas especiales hicieron este prototipo más ágil y deportivo.

En el mundo de la competición, el Lancia Delta fue uno de los coches de rally más exitosos de la historia, después de haber ganado el Campeonato Mundial de Rally de marcas, seis veces entre 1987 y 1992. Fue pilotado por los grandes pilotos de la época como Markku Alén, Miki Biasion o Juha Kankkunen entre otros muchos. Después de la desaparición del Grupo B, Lancia se vio obligado, al igual que todos los demás fabricantes, a realizar un nuevo Delta para poder competir en el Grupo A. Por consiguiente, el Delta HF4WD fue puesto en servicio para la temporada de 1987. A pesar de algunos defectos de juventud, gano con facilidad el campeonato de 1987.

La aparición de una competencia más encarnizada, llevaría a la introducción durante 1988-89, del Delta Integrale y el Delta Integrale 16v, que se mantuvo competitivo hasta 1991 y que llevo a la marca a anotarse cuatro campeonatos mundiales mas. El Delta Evoluzione se introdujo en 1992 y ganó el campeonato por sexto año, antes de que Lancia se retirase a final de la temporada de 1993. Los pilotos de Lancia ganarían los títulos mundiales en 1987, 1988, 1989 y 1991, dos de ellos con el finlandés Juha Kankkunen y los otros dos con el italiano Miki Biasion. En total las cuatro evoluciones del Delta, ganaron 46 pruebas del campeonato mundial y su racha de seis títulos mundiales consecutivos, siguen siendo a día de hoy un récord mundial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *