Para entender la historia de Trabant, tendremos que retrotraernos al final de la Segunda Guerra Mundial y a la fractura de Alemania en dos partes, la República Federal de Alemania (RFA) y República Democrática de Alemania (RDA), siendo esta última parte la que quedaría bajo la órbita de la Unión Soviética.

Las antiguas as fábricas de Zwickau donde se producían antes de la guerra los lujosos Horch y de Audi, quedarían en la recién creada RDA. Las políticas comunistas del nuevo gobierno llevarían a la nacionalización de dichas fábricas que comenzarían rápidamente a la producción de camiones y tractores. Paralelamente rápidamente comenzaría la producción de IFA, que produciría básicamente, modelos basados en los diseños de preguerra de DKW.

Las empresas estatales de la RDA, trabajarían en el desarrollo de materiales alternativos al acero, que en aquel momento era escaso y muy caro de importar. Esto llevaría al nacimiento del Duraplast, un nuevo material para las carrocerías, un compuesto de resina reforzado con fibras del algodón, similar a la fibra de vidrio. En ese momento histórico, existía una gran escasez de acero y gasolina sumado a la delicada situación económica que provocaría la proliferación de microcoches con motores muy económicos y de reducidas dimensiones. En ese momento nacería la VEB Sachsenring Automobilwerke Zwickau, germen de Trabant.

Aunque inicialmente se construiría algún IFA, el AWZ P70, sería el primer automóvil que contaba con esta nueva carrocería de Duraplast y aparecería por primera vez en 1955. De nuevo este automóvil, tomaría como base la mecánica bicilíndrico de dos tiempos y 684 cc de origen DKW. El nuevo AWZ P70 estaría disponible tanto en carrocería berlina, coupe y familiar.

Habría que esperar hasta 1957, para ver el nacimiento del primer Trabant. El nombre escogido, significaba en alemán «satélite”. El Trabant P50, utilizaría la misma tecnología utilizada en el AWZ P70, aunque sería ligeramente más pequeño, e incorporaría de nuevo el bicilíndrico de dos tiempos refrigerado por aire y con cilindrada de tan solo 500 cc. Contaba con motor delantero transversal, así como tracción delantera.

Los P50, se caracterizaba por una construcción muy simple y sin ningún tipo de concesión al lujo.  Resultando así un automóvil económico y fácil de mantener para individuos sin conocimientos técnicos de mecánica. Además de la versión berlina o salón, también existirían una variante familiar e incluso una versión furgoneta.

El Trabant P50, se mantuvo en producción hasta 1962, cuando llegaría al mercado el Trabant P60 también conocido como 600. Básicamente se trataba del mismo automóvil que incorporaba el mismo motor con la cilindrada aumentada hasta los 600 cc. El P60 apenas variaba externamente del P50 pero gracias a la mayor cilindrada ofrecía algo más potente. Este modelo apenas estaría en producción hasta 1964.

En 1963, llegaría el Trabant P601 o también conocido como 601. Este sería un profundo rediseño del P60. Aunque básicamente conservaba la concepción inicial del mismo. Seguía contando con la carrocería Duraplast o el motor bicilíndrico de dos tiempos de 600 cc. Gracias a la simplicidad técnica, seguía manteniendo su peso en los 600 Kg, lo que le permitía alcanzar una velocidad máxima de 100 Km/h. Hasta el final de su vida comercial, el P601 experimentó mejoras constantes en sus elementos interiores, pero conservó la misma carrocería.

El Trabant P601 estuvo disponible diferentes carrocerías tanto en berlina, denominada Limousine como familiar comercializada bajo la denominación Universal. Además existiría una versión tipo Jeep, inicialmente concebida para usos militares bajo la denominación Kübel aunque llegaría a venderse una versión civil con la denominación Tramp, que sería exportado a países como Grecia.

Curiosamente a pesar del humilde origen del Trabant, VEB Sachsenring Automobilwerke Zwickau, desarrollaría una versión de rally bajo la denominación Trabant 800 RS, este contaba con el mismo motor bicilíndrico de dos tiempos pero con la cilindrada aumentada hasta los 800 cc asociado a una caja de cambios de 5 velocidades.

A finales de los años 80, concretamente en 1988 VEB Sachsenring Automobilwerke Zwickau, se firmó un acuerdo con Volkswagen para poder producir un motor cuatro cilindros de 1043 cc que originariamente se había montado en el Volkswagen Polo. Con la introducción de este motor, nacería el Trabant 1.1, una versión muy modificada del P601. Inicialmente, este nuevo modelo entraría en producción en paralelo con el Trabant P601 hasta la caída del muro de Berlín en 1989, cuando se dejó de producirse el P601.

El final de Trabant, llegaría en 1991 cuando ceso definitivamente la producción del Trabant 1.1, que debido a la reunificación alemana, resultaba completamente obsoleto frente a los demás competidores del mercado. Dejando tras impronta imborrable en la memoria de millones de personas que soñaron con poder poseer uno de aquellos humildes automóviles.

Debido al complejo funcionamiento de la burocrática RDA, el Trabant era de los pocos automóviles a los que un ciudadano normal podía tenían acceso. El precio del Trabant era de unos 10.000 marcos de la RDA. El proceso de compra, se podía convertir en una auténtica odisea pues había que apuntarse a una lista de espera que llego a ser de hasta 10 años de espera.

Curiosamente los vehículos usados eran a menudo vendidos a un precio más alto que los nuevos, ya que era la manera de obtenerlos rápidamente y sin tener que esperar la larga lista de espera. Por todas estar circunstancias los propietarios ponían un gran empeño en cuidarlos y conducirlos de manera relajada para prolongar su vida útil no máximo posible. Debido a las difíciles condiciones económicas, los propietarios realizaban ellos mismos el mantenimiento y reparaciones del coche.

Al igual que el 600, el Escarabajo o el 2CV, el Trabant se convertiría en un modelo icónico de la historia del automóvil que permitiría la anhelada movilidad a millones de personas. A lo largo de los muchos años en producción de los diferentes modelos de Trabant, se llegarían a producir unos 3 millones en la planta de Sachsenring en Zwickau.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *