La historia de hoy, es la de un pequeño fabricante Facel-Vega, que a pesar de tener una corta vida, sería sumamente intensa y marcada por una mezcla de refinamiento y glamur tan francés. Estos automóviles, estarían pensados siempre con la finalidad de ser los máximos exponentes del lujo con cierta inspiración aeronáutica en sus elegantes automóviles.

Los orígenes de este fabricante, se remontan a Forges et Ateliers de Construcción dÉure et Loire (Facel), una empresa que se dedicaba a la construcción de carrocerías especiales para otros  automóviles de marcas como Panhard, Simca o Ford France. A principios de los años cincuenta, Jean Daninos empezó a trastear con la idea de poder crear un automóvil propio. Esta idea empezaría a tomar forma en 1952, cuando J. Daninos comenzó a crear el prototipo de un lujoso cupe 2+2.

Inicialmente, se pensaría en una mecánica de origen francés, pero tras rastrear los motores disponibles por aquel entonces, se llegaría a la conclusión de que ningún motor francés podía encajar en su creación. Esto le llevaría a recurrir a los Estados Unidos, más en concreto a Chrysler para que le suministrase sus potentes y modernos motores V8. Tras montar esta mecánica en un prototipo, se comenzarían a realizar las pruebas, que durarían unos 130.000 km, antes de tomar la decisión de que entrase en producción.

El diseño de este prototipo, sería muy cercano al modelo de serie, que se presentaría bajo la marca Vega “construite par Facel”. El origen del nombre, llegaría de la mano de Pierre Daninos, hermano de Jean Daninos, quien sugeriría el nombre de Vega, una de las estrellas más brillantes del firmamento. Inicialmente, se mostraría el 22 de julio de 1954 ante representantes del gobierno y ocho días más tarde se presentaría ante la prensa internacional en la fábrica en Colombes. Para ser finalmente expuesto ante todo el mundo en el Salón del automóvil de París en octubre de 1954, donde sería alabado tanto por el público como por la crítica. A partir de ese momento, se empezó a conocer como Facel-Vega.

Así nació Facel-Vega, también conocido como FVS (Facel-Vega Sport). Mecánicamente, Daninos eligió un motor V8 de 4,5 litros (275 cu in) “Hemi” de Chrysler que había sido utilizado en la marca De Soto. Estaba disponible de serie con una transmisión automática “Powerflite” de dos velocidades, aunque también se podía adquirir con caja de cambios manual por un pequeño sobrecoste. Técnicamente, no presentaba ninguna novedad, siendo más bien un planteamiento conservador, construido sobre un chasis tubular, tracción trasera, suspensión independiente en el eje delantero y un eje rígido atrás, siguiendo el estándar de los automóviles estadounidense de la época. Lamentablemente, también pesaban tanto como los automóviles estadounidenses, a unos 1.800 kg. Incluso así, el Facel-Vega, era capaz de alcanzar los 209 Km/h, como los “Grand Routiers” de antes de la guerra. Realizando el 0-100 km/h en poco menos de diez segundos.

El aspecto automóvil, era elegante y refinado, donde los ocupantes se reclinaban en lujosos y amplios asientos. El interior destacaba por sus acabados lujosos y refinados repleto de inspiración aeronáutica. Los indicadores, se extendían hasta una consola situada entre los asientos delanteros. El Facel-Vega, estaba repleto de artilugios donde destacaban elevalunas eléctrico y dos antenas de radio que surgían de los alerones traseros, cosas típicas de vehículos norteamericanos. La mayoría de los automóviles eran cupe de dos puertas sin pilar central, pero también se construyeron algunos convertibles, siendo esto extremadamente raros. El 77% de la producción se exportó fuera de Francia.

En 1956, se actualizaría en modelo, con la incorporación de una mecánica V8 de 5.4 litros (330 Cu in) de nuevo de origen Chrysler. Seguidamente, llegaría en el Facel-Vega Exellence, técnicamente era un FVS, mecánicamente era el mismo pero su chasis fue alargado para convertirlo en un sedan de cuatro puertas. Tenía  características típicas de los automóviles americanos, como el parabrisas panorámico, faros cuádruples o un diseño sin montante central entre las puertas, con lo que las puertas traseras eran tipo “suicida”, estas permitían un mejor acceso al habitáculo y era un guiño a los Cadillac Eldorado Brougham. El Excellence  fue un automóvil menos conocido y más difícil de conducir debido a la falta de rigidez del chasis. Tan solo se produjeron de manera muy limitadas, con tan solo 152 unidades producidas, 8 de las cuales corresponden al Excellence II, que era un rediseño, en el que se elimino el parabrisas panorámico y se reformaron las aletas traseras para hacerlas menos pronunciadas.

El punto de inflexión de la marca, seria con la llegada del Facel-Vega HK 500 que apareció en 1959. Este no era más que una versión actualizada del FVS, sobre todo con una estética menos redondeada, en cuanto al motor, en primer momento contó con  el motor del FVS aunque para entonces contaba con un motor V8 de 5,9 litros que rendía 335 CV aunque pronto recibiría un nuevo motor V8 de 6,3 litros que ofrecía 360 CV. Además ofrecía unas buenas prestaciones, alcanzaba una velocidad máxima de 237 Km/h, y realizaba el 0-100 Km/h en unos nada despreciables 8,5 segundos. El Facel-Vega HK 500, ofrecía innovaciones como la  dirección asistida, o los frenos de disco, que inicialmente solo se ofrecía como opción hasta que en abril de 1960, comenzaron a montarse de serie. Hasta 1962, se producirían 489 unidades del Facel-Vega HK 500 dejo paso al Facel-Vega II.

A final de los cincuenta, Jean Daninos comenzaría a trabajar con la idea de crear un pequeño deportivo totalmente francés con la idea de crear un coche deportivo totalmente francés que compitiera con los deportivos extranjeros, sobre todo los italianos como Alfa Romeo. Esta idea se concretaría con el nacimiento de Facel-Vega Facellia en 1960, este pequeño automóvil que seguía las líneas de los Mercedes-Benz SL de su época.  El Facellia, era ofrecido en tres carrocerías diferentes, Cabriolet, Coupe, Coupe 2+2. Los tres con la misma distancia de ejes.

En el apartado mecánico, esta vez no sería un motor V8 de origen americano, sino un motor cuatro cilindros en línea, doble árbol de levas y tan solo 1,6 litros y construido por Paul Cavalier de Pont-à-Mousson, en el departamento de Meurthe et Moselle, al noreste de Francia. Lamentablemente, el intento de Facel-Vega de crear un motor propio, sería un completo desastre, debido a su poca fiabilidad. Este hecho causo una mala publicidad para Facel-Vega, y la principal causa del desafortunado final de la marca francesa. Seria para 1962 cuando ese motor fue sustituido por un motor cuatro cilindros de origen Volvo, más concretamente el del Volvo P1800, pero sería demasiado tarde para volver a recuperar la confianza de sus clientes. Debido a todo esto, en 1963 la producción del Facel-Vega Facellia cesó con tan solo 1100 unidades producidas.

En un intento por salvar la empresa, llegaría el nacimiento del Facel-Vega Facel II, siguiendo la senda de Gran Turismo de lujo que tanto éxito había disfrutado en la tradición francesa. Su presentación llegaría en 1962, con una línea exterior más atractiva, baja y angulosa, aunque esto iba en detrimento de la posición del conductor. El Facel II, equiparía de serie elementos como los frenos de disco Dunlop en las cuatro ruedas, dirección asistida, además de elevalunas eléctricos, antena eléctrica o asientos de cuero. En el apartado mecánico, esta vez no se correría ningún riesgo, utilizando de nuevo un motor V8 de origen Chrysler, de 6,3 litros. Esta mecánica era la misma del Facel-Vega HK 500 que producía 355 Cv, acoplados a una caja de cambios automática “Torqueflite” con tres velocidades. También existiría una versión más potente con 390 Cv, que iba equipada con una caja de cambios manual de cuatro velocidades, de originaria de Pont-á-Mousson.

En cuanto a las prestaciones el Facel II, variaba según la caja de cambio, si estaba equipado con la caja automática, podía alcanzar los 225 Km/h, mientras que el manual alcanzara 247 Km/h, lo que le permitía rivalizar con automóviles de la talla del Aston Martin DB4, Ferrari 250 GT o el Mercedes-Benz 300 SL. La compañía, lo anuncio como “Le Coupe de 4 plazas más le rapide du Monde” (El cupé de cuatro plazas más rápido del mundo).

Los últimos Facel II salidos de la factoría, equiparían el motor 6,7 litros Hemi de Chrysler acoplados todos ellos con a una caja de cambios manual. Los mayores defectos, del Facel II, al igual que el HK 500 era su gran peso en comparación con sus rivales. Ya que pesaba 1.880 Kg y que sumado a los cuatro pasajeros, equipaje y el tanque lleno se acercaba a las dos toneladas. Sin embargo el modelo solo duro dos años ya que en 1964, ceso la producción tras solo 180 unidades producidas.

Un últimos intentos por salvar Facel-Vega, sería el Facel 6, este utilizaría el motor seis cilindros en línea de 2,8 litros procedente del Austin Healey,  pero llegaría muy tarde para salvar a la empresa. Desgraciadamente, la empresa de Daninos, quebró en 1964, cuando tan solo se llevaban fabricadas 30 unidades del Facel-Vega Facel 6. A partir de 1964, Facel-Vega dejó de producir automóviles para siempre, en gran medida debido al estrepitoso fracaso del Facel-Vega Facellia.

A pesar de un periodo de vida tan corto, con tan solo 10 años de vida, los Facel Vega, se convertirían en todo un símbolo de glamur y estatus, siendo muchos personajes famosos propietarios de un Facel Vega, entre los que destacan: Pablo Picasso, Ringo Starr, Ava Gardner, Maurice Trintignant, Tony Curtis, Danny Kaye, Rob Walker, Joan Fontaine, Frank Sinatra o Stirling Moss.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *